1 A 1, MODELO Y ESTRATEGIA DE LA INTEGRACIÓN CURRICULAR DE LAS TIC EN EL MAESTRO RODRIGO

Javier Pariente Alonso

Resumen: Querer no es poder. Convenir la necesidad de cambio no lleva necesariamente a la revisión de nuestra praxis docente. Reconocer la exigencia social de integrar las TIC, no lleva a la inclusión de  nuestros alumnos en la sociedad de la información y el conocimiento. Para que realmente haya cambios es necesario que estos sean intencionales, deben apoyarse en motivaciones intrínsecas y en el liderazgo interno. Presentamos como estrategia, una modalidad de inclusión de las TIC, que induce al consiguiente cambio en las prácticas docentes y a la visión de una forma de  aprender diferente e ineludible por parte de la comunidad educativa.




EL HOMBRE CRECE CUANDO CUENTA CON GRANDES FINES Y LA MEJOR MOTIVACIÓN PARA UN EQUIPO ES COMPARTIR ESOS PROPÓSITOS


La sociedad cambia, los alumnos son distintos y las competencias que ha de asumir la escuela no son las de antes. La escuela tiene que ganar en racionalidad, flexibilidad, creatividad, actualidad, diversidad y presencia e interacción con su propio entorno social, un entorno cada vez más globalizado.

Como director, mi idea desde el mismo nacimiento del  Colegio Maestro Rodrigo allá por 2010, siempre ha sido impulsar un Proyecto Educativo orientado a conseguir una auténtica escuela del S XXI,  esto es, una escuela integrada en la sociedad del conocimiento, centrada en el alumno, participativa, incluyente y en constante evolución y aprendizaje.

Hoy, a diferencia de hace unas pocas décadas, la información y el  conocimiento no son propiedad exclusiva del profesor, un profesor cuya función fundamental era entonces  transferir “su” información para asegurar la transmisión de contenidos curriculares a sus alumnos .

Hoy, la información se hace presente de forma muy abundante  por fuentes cada vez más profusas y diversas, aunque, eso sí, sin filtros.

Hoy, entendemos  el conocimiento como el resultado de un proceso de trabajo común entre alumnos y profesores por el cual se proponen a los estudiantes desafíos en forma de proyectos o  retos que deben superar encontrando información, seleccionándola de forma crítica, procesándola, elaborándola, compartiéndola, aplicándola para obtener resultados y expresándose con ella. Es decir, un proceso orientado a transformar la información en conocimiento que pueda ser comunicado..

Sólo de esta forma, el proceso de aprendizaje es significativo en sí mismo, tiene sentido y funcionalidad para los alumnos, por lo cual mejora su motivación, su actitud y, por tanto, su implicación.

Hoy, sólo este proceso nos permite forjar individuos capaces de autonomía intelectual y moral, que respeten, con reciprocidad, la autonomía del prójimo (Piaget, 1982), individuos competentes para  interactuar con la sociedad en la que se integran.

Para ello me pareció  imprescindible integrar las TICs en el currículo desde una doble perspectiva, por una parte en las metodologías, como herramientas privilegiadas  para transformar la forma de enseñar, y por otro lado, en el desarrollo  de la competencia digital indispensable para la inclusión de nuestros jóvenes en la sociedad del conocimiento



NO SE TRATA DE DÓNDE ESTÉS, SINO DE A DÓNDE QUIERES LLEGAR


Pero querer no es poder. Convenir la necesidad de cambio no lleva necesariamente a la revisión de nuestra praxis docente. Reconocer la exigencia social de integrar las TIC, no nos lleva a la inclusión en la sociedad de la información y el conocimiento.

Mi visión sobre este hecho siempre ha sido que para que realmente haya cambios, además de  que estos sean intencionales, es decir, que se sientan necesarios por parte fundamentalmente del profesorado y de las familias,  deben apoyarse en motivaciones intrínsecas y en el liderazgo interno.

Mi centro durante sus primeros años de vida tenía cualquier cosa menos estabilidad en la plantilla, por una parte, por su crecimiento, por otra, porque hasta que se asientan las plazas en los Concursos Generales de Traslados pasan bastantes años.

Había que abordar este problema y reconvertirlo en una oportunidad, así que trabajé en dos ámbitos que me parecieron convergentes, por un lado en ir componiendo un círculo cada vez mayor de profesores innovadores con los que compartir significados, finalidades y compromisos, es decir en formar un Equipo que aunque todos los principios de curso perdiera la mitad de sus componentes fuera nuclear para la generación del nuevo equipo durante el siguiente curso. Trabajé con ellos explícitamente mi visión de la educación para mejorarla y hacerla común y  dinámicas de cohesión grupal, confianza y entusiasmo. Compartimos éxitos y consideramos los errores como un modo más de aprender al que teníamos derecho. Por otro lado trabajé con las familias (y este núcleo de profesorado) en elaborar un Proyecto Educativo de Centro sólido, bien argumentado desde el punto de vista filosófico, metodológico y didáctico que, como contrato social que es, pudiera fijar el rumbo y la navegación de las generaciones de profesores que año tras año estarían por llegar, así como las generaciones de familias que también curso tras curso se incorporarían al Centro. Este compromiso significa que la libertad de cátedra de cualquier profesor empieza donde termina el compromiso compartido del Proyecto Educativo de Centro. También que elegir nuestro colegio para la escolarización de los hijos significa aceptar y corresponsabilizarse (y por ello, participar de) con ese Proyecto .

Han pasado en estos diez años un buen número de  profesores, y afortunadamente muchos se han quedado. También hemos sufrido a aquellos otros que bajo el disfraz de superhéroe individualista quieren arrasar con lo ya hecho, o a quienes parecen estar de vuelta de todos los viajes sin haber salido siquiera de su casa, pero si el profesorado interioriza que la fuerza y el refugio de cada uno de nosotros es el Equipo, y que ninguno de nosotros es tan brillante como todos nosotros (K. Blanchard), aquellos o se integran o se van. Tampoco deja de ser cierto que  muchas veces ha asomado en el equipo la sensación de dar los mismos pasos adelante que atrás, o incluso alguno menos, pero no se trata de dónde estés, sino de tener claro a donde quieras llegar.



Necesitábamos, por otra parte, una modalidad de inclusión de las TIC, que indujera al consiguiente cambio en las prácticas docentes y a la visión de una forma de  aprender diferente e ineludible por parte de la comunidad educativa.

Para mi, sólo la modalidad 1:1 podía responder a este desafío. Por una parte, por lo que ésta aporta al desarrollo de competencias  para “prosumir”: producir, consumir y compartir información y conocimiento en un mundo caracterizado por el cambio vertiginoso, en cuyas raíces está la tecnología. Por otro lado porque encontramos en este  modelo la versatilidad capaz de facilitar e inducir al trabajo cooperativo, una de nuestras bases metodológicas, en dos planos, el espacial, puesto que los equipos portátiles permiten cualquier forma de agrupamiento (incluso no presencial) y/o movimiento en el interior del aula, y el temporal ya que a través de las herramientas colaborativas no hay porqué estar interconectados al mismo tiempo.

Esta facultad de alterar el orden tradicional del espacio y tiempo en el proceso Enseñanza/Aprendizaje es una propiedad exclusiva del modelo 1:1 y la que aporta más potencial educativo. Con ella el corsé espaciotemporal de la enseñanza directa se rompe y cabe introducir modelos como Flipped Classroom o métodos como ABP, etc.  Metodologías que concederán al estudiante la facultad de captar y aplicar aquellas habilidades, procedimientos y actitudes que le permitan integrarse en una sociedad cada vez más tecnificada, más hiperconectada y en la que el trabajo cooperativo en red será fundamental.

Sintetizando, para desarrollar nuestro Proyecto, para conseguir estas metas, necesitabamos generar ambientes de aprendizaje enriquecidos con el uso intencionado y efectivo de las TIC, fusionando éstas con nuevas pedagogías y estimulando así la interacción cooperativa. Esta puerta sólo podía ser abierta, según mi opinión   con la llave de la modalidad 1:1.


LO ÚNICO IMPOSIBLE ES ES AQUELLO QUE NO INTENTAS:

I’M POSSIBLE



Nos marcamos para ello dos líneas directrices :

La primera, asumida por el Equipo Directivo, de liderazgo pedagógico y técnico en cuanto se refiere a los cambios necesarios en la estructura y en la cultura organizacional, donde dimos especial relevancia a las estrategias de centro que favorecen un buen clima organizativo, la coordinación de las actividades, la participación en las decisiones y el desarrollo de una micro-política TIC del centro (Tundeur et al., 2008). En nuestro caso, concretas en el fomento de la participación de las familias, la gestión del tiempo docente, el recocimientos al profesorado, la promoción de la comunicación y el apoyo dentro del aula.

Asimismo, deteminamos los recursos tecnológicos propiamente dichos, delimitamos las funciones del coordinador TIC, contratamos una empresa de respaldo y pensamos en el rol de los profesores para prever y ajustar demandas.

Además  concretamos la edad de comienzo, que ciframos en los 11 años, alumnos de quinto de Primaria, suficientemente mayores para responsabilizarse de un ordenador que tiene que ir y venir todos los días a casa y mayores también, para entender la naturaleza del recurso que se ponía en sus manos y las implicaciones de un buen uso del mismo. Pero eso no significaba que la relación con esta tecnología no debiera empezar antes, al contrario evaluamos los beneficios que aportaría este hecho,  por lo que el Centro se dotó de un aula portátil de ordenadores con el fin de que el alumnado de tercero y cuarto de primaria tuvieran sus primeras experiencias. Esto fue evaluado como una forma de garantizar el éxito posterior. La experiencia de este curso ha sido “hermanar” a los alumnos de 5º con los de 4º y 3º para que fueran sus propios compañeros mayores que ellos quienes les iniciaran en el uso de los chromebooks y sus herramientas.

Nos dotamos de red wifi. El hecho de que nuestro colegio esté compartimentado en distintos edificios (uno de infantil  dos de primaria y un tercero de secundaria) resultó beneficioso ya que el reparto de antenas con tres redes de fibra, una por edificio,  hace que la wifi no se sature y funcione correctamente. Ello no elimina los riesgos de caídas de la red o calidad de líneas o antenas discutibles, por lo que recomendamos que no sea éste un capítulo para ahorrar. En este sentido es mejor contar con expertos externos capaces de poner en marcha la estructura y solucionar cualquier problema.

Elegimos ordenador y software.  La primera opción que ensayamos fue realmente frustrante, se adquirieron 50  portátiles de 15 pulgadas con un potente procesador, buena capacidad de HD y un S.O. muy generalizado.  Los virus, los pequeños golpes que hacían cambiar el HD, el peso, la poca autonomía, el precio del software... pronto nos harían buscar otras alternativas.


Nuestra elección definitiva se decantó por el sistema Chromebooks de Google, concretamente  equipos de 11 pulgadas, versátiles, rápidos y seguros, con un precio mucho menor que el de otros que soportan otros sistemas operativos, pensados para trabajar fundamentalmente en la nube, conectados a Internet, por tanto sin necesidad de unidades externas o discos duros internos.

Además, encontramos con ellos la posibilidad de centralizar la gestión de los equipos “enrolados” en el Centro. Otros atractivos que nos hicieron apostar por este tipo de ordenadores fueron el hecho de no necesitar antivirus, actualizarse automáticamente, encendido sin esperas y utilizar baterías de larga duración.

Pero si hay una razón sobre todas las demás que nos llevaron a los chromebooks fue la G Suite de Google for Education,  una auténtica solución a las demandas que requeríamos de las TIC. Especialmente destacable para nosotros porque son una solución que fomenta la colaboración en general y el trabajo cooperativo en especial, la creatividad y los procesos que permiten al alumno buscar, analizar, comprender, expresar y evaluar de manera crítica  la información que ha de ser transformada en conocimiento. Soluciones que nos permiten trabajar sin que el espacio y el tiempo sean obstáculos y que además nos permiten individualizar el proceso de enseñanza/aprendizaje y atender, de esta manera, a la diversidad desde nuevas perspectivas. Importante, de forma gratuita, segura y fácil de administrar.

Por otra parte la navegación ágil y sencilla por internet nos aseguraba poder acceder a las numerosas apps (la mayor parte gratuitas) que se ofrecen en la web 2.0.

La segunda línea directriz: El analisis y puesta en marcha de  las implicaciones metodológicas de la implantación. El Equipo Directivo impulsó este proceso  graduando las acciones con respecto a las posibilidades humanas, materiales y funcionales con las que pudieron contar (espacios, formación, ayudas, etc...), así como la participación de las familias, priorizando los siguientes aspectos:

Organización general y logística, confección y conformación  de equipos docentes, espacios, tiempos... El clima de colaboración dentro del equipo docente es fundamental para  favorecer el desarrollo de actitudes orientadas hacia el uso didáctico de la tecnología y favorece la propuesta y  resolución de proyectos .

Metodologías basadas en el ABP, aprendizaje cooperativo y del Flipped Classroom. Aspecto este que debe estar incluído en el Proyecto de Centro.

La formación del profesorado inicial y permanente, con especial atención al intercambio de experiencias dentro del Equipo. El profesorado necesita una visión clara, tener un porqué suficientemente interiorizado  para sentirse auténticamente corresponsable con esta iniciativa. Es fundamental que se sienta protagonista de la innovación.

La distribución de funciones. Definir claramente las responsabilidades individuales derivadas del qué, cuándo, dónde, quién y cómo inherentes a cada tarea, así como la  asignación de responsabilidades individuales a todos los componentes del equipo en la coordinación de las distintas actividades

Documentos de programación compartidos. No se programa individualmente, se programa en equipo .

El apoyo al Coordinador, comenzando por delimitar claramente  sus funciones:

Dinamizador de procesos de innovación: impulsar, gestionar, facilitar los diferentes proyectos de niveles, etapas o centro. Asesoramiento al Equipo Directivo en la toma de decisiones de los aspectos relacionados con las TIC..

Gestor de los equipos del centro y Administrador de los chromebooks y la G-Suite.

Planificador: tareas relacionadas con la programación, el desarrollo de la visión de centro de las TIC

Formador: apoyo y asesoramiento a los docentes en la implementación de las TIC en el aula, coordinación de la autoformación en el centro.

Técnico para la resolución de pequeños problemas y puente con la empresa de mantenimiento

Relación Institucional con la Administración Educativa y con instituciones, empresas y centros de formación, así como con otros centros educativos.

Quisiera hacer hincapé en un aspecto fundamental, la formación hacia el profesorado. Más allá de lo conceptual y de las destrezas digitales, la formación, como fórmula de aprendizaje que es, debe seguir los mismos parámetros que cuando nos referimos a  alumnos, debe estar centrada en el profesor, protagonista de su propio aprendizaje, ser significativa, funcional, potenciadora de actitudes, favorecedora de la competencia profesional y con todo ello “emocionar” al docente. Desde el colegio se desarrollaron varios Proyectos de Formación en Centros y Seminarios, unos con la temática central de las TIC, otros focalizados en modelos metodológicos como ABP, FC y Aprendizaje Cooperativo.

De forma no tan estructurada, pero sí sistemática, desde el centro se pusieron en marcha diversas actuaciones cuyo fin era el intercambio de experiencias y la identificación de distintos recursos digitales (apps, recursos 2.0...). En la actualidad se continúa este proceso, por una parte, se hace de forma digital desde la página web (zona privada de acceso a profesores) a través de píldoras formativas (pequeños vídeos de no más de cinco minutos) y por otra, de forma presencial a través de reuniones de 40 minutos que dirigen los profesores que presentan las experiencias y a las que denominamos “Farmacias de guardia”


Respecto a las familias, además de mantener un estrecho contacto e intercambio de información constante en el proceso, se comienza por tener reuniones en el tercer  trimestre del cuarto curso de Primaria. En ellas se les explican todos los pormenores de la introducción del chromebook en el próximo curso. Asisten alumnos de 5º de Primaria que explican cómo se desarrolla el trabajo en el aula con los ordenadores, para qué se utilizan, normas de uso en clase y fuera del colegio, etc. y responden libremente a las preguntas que realizan las familias. Por otra parte se les expone la idea de que el chromebook es una inversión que les permitirá desarrollar el final de la etapa de Primaria (5º y 6º) y toda la Secundaria, por cuanto el chromebook es la herramienta menos obsolescente al trabajar fundamentalmente  en la nube. Aquí parece necesario aclarar que en nuestro centro no hay libros de texto por lo que el gasto de las familias es mínimo a lo largo de su escolaridad obligatoria. Aun así hemos garantizado a las familias con menos recursos que, através de financiación que nos proporcionan las empresas partners con las que trabajamos, puedan ser adquiridos sin esfuerzo. Si aún así existieran problemas de mayor índole el centro cuenta con unos cuantos equipos que pueden ser prestados.

Además a las familias se les informa y se solicita su ayuda para supervisar y concienciar al alumnado en el buen uso de los recursos digitales, de las redes sociales y de Internet. Para ello contamos con la inestimable colaboración del Programa de “Alumnos Ayudantes TIC” que se desarrolla en el Centro, una experiencia para formar a adolescentes para que ayuden a los más pequeños. Dar protagonismo a los chicos y las chicas, enseñarles a ayudar, a estar presentes y activos en situaciones en que el apoyo, el respeto y la solidaridad entre iguales es imprescindible. Las posibilidades de penetración que tienen las ideas cuando son plasmadas y abordadas por chicos como ellos, pero con más edad y más experiencia (sobre todo en cómo afrontar los riesgos y salir de situaciones embarazosas, o no meterse en ellas), son inagotables. (José A. Luengo, 2013).

A ello unimos aquellas fórmulas de sensibilización dirigidas a los padres, bien a través de los propios Ayudantes TIC, bien por personas especializadas en este tipo de acciones.



NO ES LO QUE TIENES, SINO LO QUE CONSIGUES


En nuestra experiencia, más allá de opinar subjetivamente sobre  cuáles y en qué cantidad hemos mejorado nuestros resultados escolares,  preferimos exponer lo que nos parecen impactos más destacados:

Ante todo, la constatación de nuestro crecimiento como centro, hace diez años comenzamos nuestra andadura con 52 alumnos, hoy son alrededor de 900 más. Desde hace unos años somos el Centro más solicitado para la escolarización de nuestro entorno.

La personalidad del Colegio como centro innovador, participativo  e incluyente, centrado en el alumno, volcado con la sociedad de su tiempo; un centro “diferente” que satisface mucho a las familias.

Centro de referencia para bastantes otros de la Comunidad que han implantado o están implantando el modelo de integración curricular de las TIC basado en el 1:1.

No cabe ninguna duda de la influencia que este modelo tiene en las destrezas digitales, no sólo del alumnado sino también del profesorado.

Más allá de la ilusión inicial con la que el estudiante responde ante la novedad digital, es el profesor el que con su propuesta pedagógica convertirá la tecnología en un recurso para mantener la  motivación. En la motivación descansamos una serie todos los procesos que nos llevan al aprendizaje.

Otro aspecto destacado es el cómo mejora la comunicación bidireccional alumno-profesor.

Por otra parte, la inclusión del modelo 1:1 permite a los profesores proponer y a lo alumnos desarrollar habilidades de pensamiento de orden superior descritas en la taxonomía revisada de Bloom (recordar, comprender, aplicar, analizar, evaluar y crear)

Finalmente, nuestra convicción de que si provocamos que cada alumno disponga de su ordenador estaremos reduciendo la brecha digital




Javier Pariente Alonso,

Director del CEIPSO Maestro Rodrigo.

JULIO DE 2019

58 vistas
  • w-facebook
  • Twitter Clean

©  ​CEIPSO Maestro Rodrigo. 

logobil.png
7d492a_b0d40987591c4c1194242f56c72c462d~
7d492a_d3c9093e529f4d5e8ef20b8ddcff9781~
day.png
retot.jpeg
logogoogle.png
global.png
logos-INNTED-300x300-v2.png